La cuenta Ahorro-Inversión-Financiamiento tiene por propósito ordenar las cuentas públicas de modo de permitir su análisis económico. Al decir análisis económico se hace particular referencia a la repercusión de las transacciones financieras del sector público en la economía del sector privado o, más aún, en la economía global o general.

La cuenta Ahorro-Inversión-Financiamiento surge de relacionar la clasificación económica de los recursos públicos con la clasificación económica de los gastos públicos, permitiendo determinar diferentes resultados.


El resultado económico se define como la diferencia entre los recursos corrientes y el gasto corriente, es el resultado del funcionamiento de la actividad corriente del Estado. El mismo puede considerarse como ahorro económico o desahorro económico. El primero sucede cuando los recursos superan a los gastos, el desahorro en caso contrario.


El resultado financiero se define como la diferencia entre los recursos totales, corrientes y de capital, y los gastos totales, corrientes y de capital. Cuando los gastos totales son mayores que los ingresos totales, las cuentas reflejan déficit fiscal en el ejercicio económico. En el caso inverso se trata de superávit fiscal.


El resultado primario es el resultado financiero descontado los intereses de la deuda en el cálculo.


Compartir esta página en redes sociales o correo electrónico